Los primeros años de vida y los hábitos alimenticios que se desarrollen en ese tiempo son fundamentales para determinar el futuro de cada uno de nosotros. Es por eso que si tenemos niños en casa, debemos de tener siempre en especial consideración los hábitos alimenticios que les estamos enseñando para que tengan una correcta nutrición infantil.

Por un lado, es verdad que es la época de la vida en la que deben de consumir alimentos variados y en cantidades suficientes para poder crecer y desarrollarse, pero por otro lado, muchos padres en el afán de lograr esto se dedican a crearle hábitos alimenticios a sus niños erróneos, que no los nutren en absoluto y que los llevan a desarrollar enfermedades como sobrepeso u obesidad.

Entonces, ¿Cómo podemos lograr una sana alimentación que nos asegure la nutrición de nuestros niños? Todo depende en realidad de la etapa en la que se encuentren.

  • Bebés: Hasta los 6 meses de edad al menos, todos los bebés deberían de consumir únicamente leche materna, ya que esta contiene absolutamente todos los elementos necesarios para que puedan crecer y desarrollarse. Pasado ese tiempo, pueden empezar a comer algunos alimentos fortificados diseñados para bebés, como cereales o compuestos de frutas. También se recomienda brindarles alimentos para bebé que contengan grasas esenciales para el desarrollo del cerebro y los nervios.
  • Niños pequeños: al dejar la leche materna es indispensable brindarles alimentos con calcio, sin olvidar incluir fibra, frutas verduras, granos enteros y leguminosos.
  • A partir de los 6 años: Debemos de asegurarnos que consuman buenas cantidades de proteína, por lo que el consumo de carnes, arroz, huevos, leguminosas y otros elementos es vital para que puedan crecer y desarrollarse hasta llegar a la adolescencia.

Siempre procura evitar darles comida rápida, caramelos y golosinas en exceso o alimentos procesados cuyo aporte nutricional es bajo. Si desde pequeños logran crear hábitos alimenticios saludables, estos los acompañarán durante toda su vida.